TRABAJAN EN EL CAMPO POR MÁS DE DIEZ HORAS COSECHANDO ESPÁRRAGOS. SON MÁS DE CINCO MIL MUJERES QUE SE DEDICAN A ESTA ACTIVIDAD Y LOGRARON HACER DE ESTE PRODUCTO LA ‘ESTRELLA’ DE LA AGROEXPORTACIÓN PERUANA.

LA HABILIDAD DE LA MANO DE OBRA FEMENINA HA JUGADO UN PAPEL INSOSPECHADO EN LA COSECHA DE ESTA HORTALIZA. ARRANCARLA DE LA TIERRA REQUIERE DE UN CUIDADO EXTREMO, UNA TAREA QUE LAS MUJERES DESEMPEÑAN MEJOR QUE LOS HOMBRES. PERO ELLAS NO DISFRUTAN NI UN ÁPICE DE LOS INGENTES INGRESOS QUE VIENE GENERANDO EL BOOM EXPORTADOR.

EL ESFUERZO COTIDIANO

VAN A TRABAJAR A LA 4 DE LAMAÑANA Y LA MAYORIA  LLEVA VARIOS AÑOS EN EL CAMPO

COMO EL TRABAJO ES TEMPORAL, ELLAS NO CONOCE LO QUE SON VACACIONES, GRATIFICACIONES, NI SEGURO MÉDICO. LES HACEN FIRMAR UN CONTRATO POR TRES MESES QUE LUEGO SE RENUEVA. PERO DEPENDE TAMBIÉN DE CÓMO ESTÁ LA CAMPAÑA, A VECES SÓLO TRABAJAN DOS MESES Y MEDIO.

TRABAJAN SEIS DÍAS A LA SEMANA Y SU JORNAL ES DE S/. 16. NO LES PAGAN POR LAS HORAS EXTRAS QUE LES EXIGEN. Y CUANDO LA CAMPAÑA BAJA, SU JORNAL SE REDUCE A S/. 14. CUANDO TERMINA EL PERÍODO DE COSECHA DE ESPÁRRAGOS –SON DOS TEMPORADAS AL AÑO: DE MARZO A JUNIO Y LUEGO DE AGOSTO A NOVIEMBRE O DICIEMBRE– TRABAJAN EN CULTIVOS DE UVA, ALCACHOFA, TOMATES O LO QUE EL DESTINO LE DEPARE.

LA INSPECCIÓN LABORAL NO LLEGA

A PESAR DE LAS DENUNCIAS QUE PRESENTAN LAS MUJERES ESPARRAGUERAS NUNCA HAN SIDO VISITADAS POR UN INSPECTOR LABORAL PARA CONOCER SU REAL SITUACIÓN, ELLAS ASEGURAN QUE NO HAY VOLUNTAD DEL GOBIERNO NI RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LAS EMPRESAS PARA MEJORAR ESTA SITUACIÓN.

HAY LUGARES EN DONDE LAS MUJERES CARGAN HASTA OCHO KILOS DE ESPÁRRAGOS SOBRE SUS ESPALDAS.

HAY CASOS EN LOS CUALES LAS EMPRESAS LES DESCUENTAN A LAS TRABAJADORAS POR CONCEPTO DE SEGURIDAD SOCIAL Y ESTE SE PIERDE’ AL CULMINAR SU CONTRATO DE TRES MESES.

SE  HA COMPROBADO QUE ALGUNOS INTENTOS DE FORMAR SINDICATOS HAN TERMINADO CON EL DESPIDO DE LAS TRABAJADORAS.

 

Anuncios