CIFRAS MUESTRAN QUE AGRESIONES NO HAN DESCENDIDO ENTRE 2007 Y 2008
Violencia limita aporte de la mujer al desarrollo

Las mujeres cumplen hoy un papel más protagónico en la sociedad y en la economía de los países. Sus logros profesionales, empresariales, intelectuales y políticos son cada vez más decisivos en el desarrollo que alcanza el Perú. Sin embargo, cada hora una mujer es víctima de violencia sexual en nuestro país, de acuerdo con las 2,041 denuncias de violación sexual presentadas ante las distintas dependencias del Ministerio del Interior entre enero y marzo de este año.
De nada vale el reconocimiento que ha obtenido en la sociedad si cuando llega al hogar se encuentra con un hombre que la maltrata física o sicológicamente; si cuando solicita un empleo no valoran sus capacidades sino el cuerpo que tiene; si cuando es agredida en la calle y denuncia el hecho la acusan de provocadora; si cuando ya logró un puesto de trabajo debe soportar el acoso de sus superiores; y la enumeración de casos puede seguir en una lista casi interminable. La violencia de cada día y en todo lugar puede ser directa o soterrada.

Por ciudades. Según los mismos resultados, entre las ciudades del país donde la mujer es más vulnerada en sus derechos están Lima con el 40.8% (766 casos), Arequipa con 7.5% (141 casos) y Callao con 5.3% (110 casos).

Naciones Unidas sostenía en el 2006 que la violencia contra la mujer empobrece a las mujeres y a sus familias, comunidades y naciones. Reduce la producción económica, drena recursos de los servicios públicos y los empleadores y disminuye la formación de capital humano.
Estas cifras oficiales revelan que la violencia contra la mujer no ha descendido. Es más, se mantiene latente en nuestra sociedad. Por eso el nivel de inseguridad continúa muy preocupante para las mujeres y familias en nuestro país, expresó Patricia Zanabria, especialista de la organización Manuela Ramos.

Dijo que estos datos representan aproximadamente un 20% de los casos reales, puesto que muchas mujeres no se atreven a denunciar o acudir a las instancias respectivas cuando son víctimas de violencia sexual por las penurias que tienen que pasar para acreditar la verdad de su testimonio.

Injusticia. Esta situación injusta genera la revictimización de la mujer; es decir, todo el proceso que tiene que superar la agredida para demostrar que fue víctima de una violación. Pareciera que todos los agentes involucrados se unieran en perjuicio de ella, explicó Zanabria.
Otro hecho que llamó la atención de las cifras reportadas por el sector Interior al final del primer trimestre de 2008 fue la ocupación del agresor. En 189 casos, la violencia familiar fue cometida por un agente de la Policía Nacional, mientras en 116 casos la agresión proviene de un miembro de las Fuerzas Armadas.

Un poco de historia
Un 25 de noviembre de 1960, cuando las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal se dirigían a una cárcel para visitar a sus esposos y parientes, fueron detenidas y poco después asesinadas brutalmente por agentes militares del dictador de República Dominicana, Rafael Leonidas Trujillo. En recuerdo a estas tres valerosas mujeres, en 1999 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) instituyó el 25 de noviembre como el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres. (diario correo)

Anuncios