enero 2009


Código Penal sanciona tenencia ilegal de armas de guerra

Estado de Derecho cumplió con sacar a los invasores y el reto que enfrenta es sancionar penalmente a los responsables del delito

 

El viceministro de Justicia, Erasmo Reyna, anticipó hoy que los criminales que mataron a dos policías durante el desalojo en el Santuario Histórico Bosque de Pómac, podrían ser procesados por los delitos de homicidio calificado agravado, asociación ilícita para delinquir y tenencia ilegal de armas, con lo que podrían recibir una pena de hasta 35 años de cárcel, tal como lo señala el artículo 108° del Código penal.

 

Reyna sostuvo que los invasores incurrieron en asociación ilícita para delinquir. Es decir, una organización conformada con premeditación para repeler y finalmente asesinar a la Policía , utilizando armamento militar y policial prohibido, como fusiles AKM.

 

El viceministro de Justicia destacó que el Estado de Derecho, tras hacer cumplir el lanzamiento judicial de los invasores, enfrenta el reto de sancionar penalmente y con severidad a los responsables de las muertes de dos policías.

 

Para cumplir este cometido, el Ministerio Público debe establecer las responsabilidades lo antes posible y luego formalizar la denuncia ante el Poder Judicial que, en no más de cuatro meses, debe aplicar la sanción penal. “No se pueden esperar meses, ni años”, sentenció.

 

“Un mensaje correcto al país es una pronta aplicación de la ley para los responsables de estos crímenes para demostrar que el Estado no se ha quedado con los brazos cruzados frente a estos hechos”, concluyó.(ministerio del interior)