El dirigente amazónico, sindicado como responsable de las muertes en Bagua, dijo que buscará que organismos internacionales velen por derechos de indígenas.

Managua (AP / elcomercio.com.pe).- El líder indígena Alberto Pizango, acusado por el Gobierno de su país de promover un levantamiento de nativos amazónicos que dejó 34 muertos, arribó el miércoles en la noche a la capital nicaragüense en calidad de asilado.

A su llegada agradeció la acogida que le brindó el país centroamericano y dijo estar “asombrado, muy preocupado y muy dolido” por las muertes de indígenas y policías ocurridas en el Perú. “Fueron resultados desastrosos aunque el Gobierno ya no puede negarlo”, dijo.

El dirigente amazónico agregó que espera “coordinar a nivel internacional para que los derechos de los pueblos sean respetados”.

“Estamos entrando en una etapa humanitaria en la que todos deben preocuparse para evitar una catástrofe mundial por el calentamiento global”, señaló Pizango, quien dijo ser “un perseguido” del Gobierno del presidente Alan García.

Pizango encabezaba la Asociación Interétnica de la Selva Peruana, uno de los grupos que inició las protestas desde el 9 de abril exigiendo al Gobierno peruano derogar una serie de decretos que permitían que transnacionales explotaran yacimientos petroleros y gasíferos en la Amazonia que históricamente ha sido habitada por aborígenes.

En un intento del Gobierno por acallar las protestas indígenas se desató el 5 de junio un choque que dejó 34 muertos. Los indígenas denuncian que hubo muchos más muertos cuyos cuerpos fueron incinerados o lanzados a ríos por las fuerzas de seguridad, algo que el Gobierno niega.

Pizango abandonó Lima después de pasar refugiado en la embajada nicaragüense desde el 8 de junio porque el gobierno lo acusó de rebelión, sedición, conspiración y motín. Dos días después refugiarse en la embajada, el Gobierno de Nicaragua le concedió asilo político.

Pizango se encontraba en Lima cuando ocurrió el enfrentamiento. La ministra de Justicia, Rosario Fernández, dijo que existen dos procesos judiciales abiertos a Pizango, y dos órdenes de detención, la segunda de ellas emitida recientemente por un juez de Bagua.

Dijo que los procesos avanzarán hasta donde sea posible sin la presencia de Pizango, y que cuando los jueces lo consideren pertinente, podrían formular un pedido de extradición.

“Nicaragua ha querido hacer este gesto con el señor Pizango (de concederle asilo). Tendrá sus razones, no la voy a juzgar”, comentó escuetamente el canciller peruano José Antonio García Belaunde.fuente_el comercio

 

Anuncios