225602“Yo personalmente le creo muy poco a ese diario”, fue la condecoración que Alan le impuso esta mañana a Perú.21. Resulta que, en su edición de hoy, Carlos Castillo revela que, en la gestión de Velásquez Quesquén (no le digan “Sipán”, por favor, qué chapa más lorrrrrna), ingresaron al congreso casi 300 compañeros y paisanos de uno de los voceados al premierato.

Esto ocurrió después de acceder a un documento que, por supuesto, no está disponible en la web del Congreso (contraviniendo las leyes de transparencia):

En el documento se observa un notorio incremento del 15%, aproximadamente, de trabajadores si se tiene en cuenta que la gestión de Mercedes Cabanillas, tras un proceso de austeridad y racionalización de personal, dejó 1,650, y que, luego, su compañero de partido Luis Gonzales Posada concluyó con 1,804.

Ahora el congreso aloja a 2,070 burócratas. Claro, Alan se ofende y dice que no le cree “a ese diario”, pero, vamos, en el fondo P21 nos haciendo un favor a todos. El popular “Teníanos” (esa chapa es fina) como premier hubiera sido impresentable (tanto como ya lo es Alva Castro, el inminente presidente del Congreso). Leer a Fritz ahí.

Porsiaca: Alan ya dijo que este fin de semana tenemos remplazo para Yehude.

Mientras tanto:  Rómulo León salio de la cárcel y dice “Que nadie se preocupe, porque no tengo nada que decir que involucre a nadie y no necesito estar en la cárcel”. La gente lo insulta a su paso y él responde: “Soy inocente”.

Como todos.

Blog: Más, chez Godoy.

Anuncios