Escrito por: Jose Alejandro Godoy 

La primera historia tuvo que ver con el azucar, generalmente dulce, la segunda, con aguas turbias.

LA SEGUNDA HISTORIA: LOS GALACTICOS Y LOS CARIOCAS DE LAS AGUAS TURBIAS

Ya habrán escuchado algo sobre la historia de Taboada, un proyecto para tratar las aguas servidas del Colector Norte de la ciudad, ubicado en el Callao. Un resumen de la primera parte del cuento, la tiene Marco Sifuentes:

La adjudicación fue ganada por el consorcio español ACS. Pero pronto surgieron los problemas. El Comercio se pregunta si no nos están vendiendo gato por liebre: al parecer, hay una serie de especificaciones técnicas que no se están cumpliendo.

¿Qué ha pasado? ¿Cómo es que la empresa española puede no cumplir los requisitos y aun así llevarse el pastel? Al parecer el quid del problema está en un memorandum. Sí, en un vulgar memo (que hemos colocado en los Anexos del Útero) del Ministerio de Vivienda.Vamos despacito.

En este memo, un funcionario de la Dirección de Saneamiento hace una interpretación auténtica de un Decreto Supremo, el 042-2008 PCM. Este decreto establecía los requisitos para construir la Planta de Taboada. Pues bien, en el memo se indica que no, que las disposiciones de este decreto no se aplican para ciertos detalles de la construcción de la planta. Y listo. Se acabó el tema. Hagan lo que quieran. ¿Por qué un funcionario menor desautoriza a un Decreto Supremo? Pero ahí no queda la cosa.

Lo alucinante es que Proinversión esgrime el memo de marras para justificar la concesión a ACS, una concesión de más de 1000 millones de soles. Para que vean la gravedad del asunto, también he puesto en los Anexos una carta del Gerente General de Sedapal a Proinversión advirtiéndoles que Sedapal no está de acuerdo con la forma cómo se ha llevado el proceso y que ellos no serán responsables de las consecuencias de la forma en que Proinversión ha manejado el asunto.

En base a estos documentos, que tenían que ver con los límites ambientales del proyecto y la forma como se había concesionado, se comenzó a cuestionar dentro del gobierno si se firmaba o no el contrato. De allí que, luego de varias idas y venidas, el gobierno firmó dos decretos supremos entre gallos y medianoche para suspender el contrato, lo que se haría, finalmente, cuando la Contraloría emita su informe final sobre Taboada. Todo ello, entre conatos de renuncia y cuestionamientos.

Ricardo Uceda ha reconstruido buena parte de la historia de Taboada para Poder. Sobre la base de su reportaje, como de otros datos que hemos podido obtener, se puede contar como fueron los hechos:

1. El MEF convocó en el 2006 una modalidad de promoción de la inversión privada para poder hacer el proyecto de Taboada. La empresa brasileña Odebrecht, encargada de los proyectos de la Carretera Interocéanica, Olmos y Chavimochic – no sin cuestionamientos – fue la que presentó la primera iniciativa. Se presentaron otros 7 postores y estaba bastante segura de ganar, debido a las especificaciones de su proyecto, que supuestamente dejaba bastante limpias las aguas tratadas en Taboada.

2. En febrero de 2009, se realizó la licitación y ganó Actividades de Construcción y Servicios (ACS). El presidente de esta empresa es nada menos que Florentino Pérez, el multimillonario presidente del Real Madrid que contrata jugadores galácticos para equipos de lujo. ACS ganó por tener un menor precio que su competidor brasileño, claro, con el aval irregular sobre las condiciones del proyecto que ya hemos detallado anteriormente.

3. Odebrecht, inicialmente, impugnó el proceso, pero luego cambió de opinión. La orden vino desde Brasil.

4. En el gobierno las posiciones se comenzaron a marcar: sendos informes de los Ministerios de Salud y del Ambiente indicaron que el tratamiento de las aguas que sería realizado por ACS era poco menos que un desastre y que no cumplía con la Ley General de Aguas. Sin embargo, García, cuando entró el ministro Francis Alison a Vivienda, indicó que había recibido llamadas de España y Brasil sobre la obra. Al final, la disputa se resolvió con los decretos ya mencionados, los amagos de renuncia y demás sucesos. De hecho, ACS llevaría el tema de Taboada al CIADI si el Estado peruano no firma el contrato.

5. Alison soltó en una de las últimas reuniones del Consejo de Ministros una denuncia bastante grave: indicó que se oponía a la firma del contrato del proyecto Taboada porque, supuestamente, el abogado Domingo Orezzoli lo habría intentado sobornar. El socio del Estudio Rodrigo ha negado enfáticamente esta versión. Esta denuncia resulta algo extraña, dado que el mencionado bufete de abogados no patrocina a la empresa española. Alison hoy ha señalado que no ha dado esta versión.

Un dato adicional que este blog ha podido confirmar por diversas fuentes es que la empresa ADN Consultores le estaría manejando la imagen a Odebrecht. De hecho, una de sus socias, Laura Cáceres, fue, mientras fue miembro de Llorente & Cuenca, manejó la cuenta de la empresa brasileña. Cáceres es esposa del director de Correo, Aldo Mariátegui.

Esta mañana, Laura Cáceres me refirió que, en efecto, ADN Consultores maneja la imagen de Odebrecht, pero que, a pedido de la propia empresa brasilera, desde marzo de este año no tocan el tema. En cuanto a las informaciones aparecidas en Correo sobre este tema (Ver noticias 1, 2, 3 y 4), Cáceres indica que las mismas no tienen ninguna relación con la vinculación matrimonial entre ella y Mariátegui y que dicho diario se abstiene de tocar temas vinculados a las empresas a las que ADN asesora.

De todo el panorama, nos damos cuenta que se trata de una licitación en donde todos los actores han procurado hacer primar sus intereses, sin importar el tema de fondo: la limpieza de las aguas del mar de Lima y Callao, que no pueden seguir siendo contaminadas.

Como vemos, todo este tema huele mal. Y volviendo al inicio de esta mini saga, todo esto no es más que una muestra de como se hacen negocios en el Perú, en tiempos de Alan García.

Anuncios