Nota de Prensa: Carlos Alfredo Cardenas Borja
 

Estas últimas semanas a traves de todos los medios informativos, hemos sido testigos mudos de escandalosos y sospechosos dictámenes emitidos por el Fiscal Supremo JOSÉ ANTONIO PELÁEZ BARDALES

En el caso de evidente corrupción en la Municipalidad Provincial de Ilo, JORGE ALFREDO MENDOZA PEREZ, condenado por usurpación de funciones y avocamiento indebido de proceso en tramite, sentenciado por el juzgado penal liquidador de la provincia de Ilo, resolución corroborada por la Sala Mixta de la Corte Superior de Justicia de Moquegua, en resoluciones debidamente fundamentadas, condena que origino su suspensión en el cargo edil.

Sin embargo, valiéndose de “argucias legales” habiendose respetado el debido procesos y la pluralidad de instancias, via queja, el burgomaestre suspendido pretende que la Primera Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia Peruana, anule la sentencia que lo condena (expediente N°2801-2009)

Lo extraño del asunto, a pesar de estar acreditado de manera fehaciente los ilícitos penales cometidos, para el Fiscal Supremo JOSE ANTONIO PELAEZ BARDALES “no existieron delitos” sino solo “excesos administrativos” y opina en forma increíble por la nulidad de todo lo actuado.

 


Para el mismo Fiscal Supremo, en el caso de la congresista aprista desaforada TULA BENITES VAZQUES, estando acreditada la existencia de un trabajador fantasma (JUAN CARLOS CUADROS NORIEGA) y otros ilícitos penales, no existe delito, y establece que no hay mérito para pasar a juicio oral a la desaforada parlamentaria y ordena el archivamiento definitivo del caso.
Esto es escandaloso.

Recordemos que el Ministerio Publico (fiscalía) es el titular de la acción penal, defensor de la legalidad y en consecuencia defensor de la sociedad y, en estos casos “aparente y presuntamente” el Fiscal Supremo JOSE ANTONIO PELAEZ BARDALES, actúa como abogado defensor de TULA BENITES VASQUEZ, asi como de JORGE ALFREDO MENDOZA PEREZ

 

 
Recordemos que Peláez Bardales fue objeto de mofas y burlas por parte de Vladimiro Montesinos Torres.

Debemos agradecer que contamos con fiscales como Avelino Guillen (adjunto Supremo) quien no se dejo pisotear ni faltar el respeto en el proceso contra Alberto Fujimori, demostrando que existen representantes del Ministerio Publico que si defienden a la sociedad.

Anuncios