PISHTACOS, ESCUADRONES Y MINISTROS


Escrito por: Jose Alejandro Godoy en Uncategorized




Casi todos los diarios dan cuenta hoy de la salida del cargo del jefe de la DINICRI, Felix Murga, luego de hacer quedar en ridículo al país con una estrambótica historia de pishtacos. Y varios analistas y expertos en temas de seguridad, apuntan a que este cuentazo se puso para tapar una denuncia sobre escuadrones de la muerte que estarían matando delincuentes comunes en Trujillo. El tema da para varias reflexiones y apelaciones a la memoria.


1. ¿POR QUE COMPRARSE UNA CORTINA DE HUMO?


Si esta historia digna del “realismo mágico” tuvo resonancia fue porque había periodistas dispuestos a comprásela. Ayer, Marco Sifuentes anotó las razones por las cuales muchos se tragaron la historia:



Pero, entonces ¿qué había pasado? ¿Fue una cortina de humo con complicidad de la prensa? ¿Por qué recién después de dos semanas el periodismo empieza a cuestionar la historia de los pishtacos?


La respuesta es sencilla. La Dirincri es la dirección de la policía que investiga asesinatos. Por tanto, es la fuente inagotable de esos rojísimos casos policiales que nos tienen tan entretenidos: Miriam Fefer, Marco Antonio, Alicia Delgado y todas esas interminables sagas que llenan páginas y minutos de nuestra dosis diaria de información.


Y tú no te puedes ir contra tu fuente pues.


Si al público le gusta la noticia grasosa y la policía te da la grasa en cuentagotas, tú periodista tienes que andar en buenas migas con el policía pisthaco. Así de sencillo. Durante todo este año, especialmente, lo que decía la Dirincri iba a misa (o a la página central o al noticiero).


Esta es una hipótesis bastante plausible y apelo a un ejemplo literario. En Tinta Roja, la novela de Alberto Fuguet, los protagonistas, Saúl Faundez y Alfonso Fernández tienen excelentes relaciones con la Policía para obtener datos y primicias, a cambio de dar protagonismo a los oficiales o suboficiales que intervienen en los operativos de captura. Fuguet no necesitó imaginar demasiado para generar estas historias, pues son de la vida real y ocurre en todo el mundo.


La otra hipótesis tiene que ver con las “extrañas coincidencias” entre las apariciones figuretis del general Murga y sucesos de relevancia nacional. El Comercio ha hallado un “cierto patrón” entre ambas:



Caso Alicia Delgado
[25/6/2009] Hallan el cadáver de la cantante folclórica Alicia Delgado en su vivienda. Había sido golpeada, apuñalada y estrangulada.


Veinte días antes, en los sucesos de Bagua perdieron la vida 24 policías y 9 civiles. Esa semana la aprobación presidencial bajó a 21%.


[30/6/2009] El general Murga confirma que Pedro Mamanchura confesó ser el autor material del crimen.


Ese día, los ministros Simon y Cabanillas se salvaron de la censura en el Congreso por los hechos de Bagua.


[8/7/2009] Abencia Meza es recluida en el penal de mujeres de Chorrillos como sospechosa de la muerte de Alicia Delgado.


El día previo, Rómulo León abandona el penal para reos primarios para cumplir arresto domiciliario por el caso de los “petroaudios”.


Caso Marco Antonio
[10/7/2009] Hallan el cadáver del estilista Marco Antonio Gallego en su domicilio. La policía detuvo a los responsables.


Caso Hoefken
[21/10/2009] Una investigación policial concluye que el robo del pulmón fue una farsa montada por la empresaria Susan Hoefken.


Esa semana el empresario dominicano Fortunato Canaán llegó al Perú para declarar ante el juez sobre los “petroaudios”.


Por tanto, la investigación al general Murga debería ser exhaustiva. Como ha mencionado la Fiscal de la Nación, la filtración de mucha de esta información de casos policiales a la prensa obstaculiza las investigaciones de los mismos. Y claro, habrá que ver si sólo se trata de un policía con afán de figuración o que ha jugado en pared con una o más autoridades.


2. RECORDANDO AL POLICIA SALAZAR


Hoy Octavio Salazar admitió que se “exageró” con el tema, pero descartó renunciar. A estas alturas, dicha declaración está cercana a la burla a la inteligencia o al chiste de Carbonell. O quizás espera que la memoria nos traicione.


El año pasado, 8 personas fueron detenidas por ir a una reunión de la Coordinadora Continental Bolivariana.  El caso más conocido fue el de Melissa Patiño, a quien, como a todos los detenidos, se le acusó falsamente por terrorismo.  ¿Quién era el jefe de la Policía Nacional del Perú? Octavio Salazar. ¿Qué decía sobre el tema? Hablan las imágenes:



Si, andaba más perdido que Adán en el día de la Madre.


El tema es que semanas más tarde, para justificar la detención, se armó un reportaje en La Ventana Indiscreta con imágenes de la Policía, para tratar de justificar las detenciones. Luego, en dos reportajes (ver aquí y aquí), se desbarató la farsa. La reflexión nuevamente le correspondió a Sifuentes, autor de esos dos reportajes:



Y lo concreto es que la Policía capturó a Melissa y la presentó como terrorista. ¿Por qué? Porque el gobierno está aterrado por su propia imagen ante el mundo durante las cumbres. Entonces la Policía necesita mostrarle cabezas a sus jefes. Chaparon a Roque y a todos los que iban con él: listo, una célula desactivada. Los que estaban en el bus, piñas, pues. ¿No tienen nada que ver? No importa. Premios para todos los oficiales involucrados en la captura (especialmente para el general Octavio Salazar, el actual y súper figureti director de la PNP).


Es decir, esta vocación por el ridículo involuntario, en los afanes de contar con buena imagen para la Policía Nacional, es también patrimonio del actual Ministro del Interior. Y por tanto, debería también irse a su casa.


3. ¿Y LOS ESCUADRONES EN TRUJILLO?


Más allá del papelón policial, lo que debería esclarecerse es esta denuncia, que quizás no ha tenido mucho eco por las mismas razones por las cuales muchas personas critican a la CVR o a las organizaciones de defensa de derechos humanos: un pedido de un sector de la población por sacrificar vidas en aras de la seguridad ciudadana o la pacificación. Varios comentarios dados en este blog o en Radio Capital han apuntado a la supuesta eficacia de medidas vulneratorias de los derechos humanos en el combate a la delincuencia, teniendo como supuesta base ética que un delincuente, al cometer un delito, perdió sus derechos fundamentales.


Como si no bastara la sentencia contra Alberto Fujimori como argumento suficiente sobre la supuesta “eficacia” de los escuadrones de la muerte, cabe hacer dos precisiones.


La primera de ellas es que las violaciones de derechos humanos cometidas por agentes del orden no solucionaron nada en el conflicto armado interno. Como concluye la propia CVR:



59. Para la CVR, aunque la intervención militar inicial golpeó duramente la organización y la capacidad operativa de PCP-SL, produjo también una secuela de violaciones masivas de los derechos humanos y convirtió al bienio 1983-1984 en el más letal del conflicto, fundamentalmente, en Ayacucho. Peor aun, la estrategia resultó contraproducente, pues la represión indiscriminada en las zonas rurales postergó la ruptura entre PCP-SL y los sectores más pobres del campesinado, y no evitó la expansión de las acciones armadas a otras zonas del país.


Y  si vamos a escuadrones de la muerte, ni Colina ni el comando paramilitar que operó en las postrimerías del primer gobierno de García lograron capturas importantes, ni reducir las acciones de Sendero Luminoso. La Policía fue, en ello, eficaz y logró las capturas de los principales líderes terroristas sin disparar balas ni vulnerar los derechos de nadie.


La segunda es que estos escuadrones no han logrado parar la delincuencia en Trujillo. Como bien se ha anotado en Llanta de Prensa y me han referido varias fuentes, las bandas de extorsionadores gozan de buena salud. La estrategia frente a ellas debe ser, como siempre, la inteligencia, antes que la fuerza bruta. No vaya a ser que toda esta historia termine como la caricatura de Carlín de hoy:



MAS SOBRE EL TEMA:


Carlos Basombrío: Salida de Salazar solo será posible con presión pública


Menos Canas: ¿Será que el MININTER está embrujado?


(Caricatura del inicio: Heduardo)

Anuncios