Escrito por: Jose Alejandro Godoy en Uncategorized

Este ha sido un año en el que el sistema de justicia ha estado en la boca y en los ojos de todos. Sentencias importantes en varias instancias, escándalos en otras y necesidad de cambios en todas caracterizan a un año en el que las palabras justicia e impunidad han sido pronunciadas por igual.

Sin duda, el año judicial estuvo marcado por la serie de procesos contra el ex presidente Alberto Fujimori, llevados a cabo de modo impecable por la Sala Penal Especial conformada por César San Martín, Víctor Prado Saldarriaga y Hugo Príncipe Trujillo.  El caso más importante, vinculado a violaciones de derechos humanos, acarreó una sentencia de 25 años de prisión, bastante bien sustentada en más de 700 páginas que se convertirán en objeto de estudio en las Facultades de Derecho de todo el mundo. La sentencia supone un parteaguas en el Perú, dado que nunca antes un presidente peruano había sido condenado por este tipo de casos y, además, tuvo todas las garantías del debido proceso.  Los otros casos, vinculados a los casos 15 millones y procesos acumulados por corrupción, terminaron anticipadamente por la aceptación de culpabilidad del acusado, quien apuesta ahora todas sus fichas a la salida estricamente política (léase, un indulto por parte de su hija si gana las elecciones).

Paradójicamente, se produjo un debilitamiento importante de la lucha contra la corrupción. A la eliminación de un juzgado y una sala anticorrupción en el Poder Judicial, se sumaron varias medidas y decisiones controvertidas y cuestionables: la desaparición de la Procuraduría Ad Hoc para los casos Fujimori y Montesinos, la sentencia del TC sobre el caso Walter Chacón y el indulto a José Enrique Crousillat se encuentran entre ellas. Urge que en el siguiente año se tomen medidas correctivas, aunque todo indica que el estado de descomposición se agudizará, dado el poco compromiso que tiene el Poder Ejecutivo en esta materia.

En cuanto a casos actuales de corrupción, los procesos vinculados al caso Petroaudios han avanzado con cierta lentitud en el caso de la corrupción y con mayor celeridad en el caso de los espías industriales. Esta disparidad ha merecido suspicacias, debido a que muchos personajes del gobierno – y también magistrados – han sido mencionados e involucrados en ambos procesos judiciales o vinculados a los personajes centrales.

En cuanto a casos de violaciones de derechos humanos, al margen de la sentencia Fujimori, se produjeron algunas sentencias preocupantes como en el caso Los Laureles, en la que la valoración probatoria no ha sido la adecuada, lo que requiere una mayor preparación de los magistrados. Asimismo, se requiere un mayor análisis de la actuación de los Fiscales para tener mayores elementos de evaluación sobre si las acusaciones fiscales estuvieron bien planteadas y si pudieron corregirse vacíos durante el curso del proceso.

En cuanto a modificaciones normativas, la más importante ha sido la Ley de Carrera Judicial, norma que regula el ingreso y salida de los jueces de la magistratura, así como los procesos de evaluación. La gente de Justicia Viva resumió las ventajas y desventajas de esta norma:

Fortalezas y debilidades de la Ley de Carrera Judicial

Fortalezas
Debilidades
Esfuerzo por regular integralmente la carrera judicial, soportándose en el trípode selección, evaluación y control disciplinario.
Debilidades generales: Ausencia de un plan para implementar la Ley de Carrera Judicial.
Desarrollo de la ley sobre la base de una propuesta técnica y consensuada aprobada por la Comisión Especial para la Reforma Integral de la Administración de Justicia (CERIAJUS).
Ingreso
¿Quién decide el ascenso: el CNM o el PJ?
Posible debilidad de los programas de formación de nuevos jueces.
La independencia judicial y la “meritocracia” como factores clave en la carrera judicial.
Evaluación de desempeño
¿Es constitucional que una comisión mixta (PJ y CNM) realice las evaluaciones, o debe hacerlo solo el CNM?
Existencia de un régimen privilegiado de evaluación para vocales supremos.
Ausencia de nota mínima para aprobar la evaluación.
Otros:

  1. Incorporación de los avances alcanzados por el CNM en materia de selección y nombramiento.
  2. Absoluta minimización de espacios de discrecionalidad en la evaluación de desempeño.
  3. Tipificación adecuada de las faltas que pueden cometer los jueces.
Control disciplinario
Necesidad de derogar o interpretar restrictivamente el inciso denominado “ley mordaza”.
Ambigüedad en la formulación de un precepto que puede otorgar competencias al CNM o saltarse la nueva tipificación de faltas.
Elaboración: Consorcio Justicia Viva.

De otro lado, el Presidente del Poder Judicial actual, Javier Villa Stein, es uno de los más mediáticos que ha tenido este poder del Estado en el último tiempo. Aunque no todas sus intervenciones han merecido aplausos y, ciertamente, no le han faltado declaraciones controvertidas, lo cierto es que se ha caracterizado por una fuerte defensa del PJ, sin dejar de hacer críticas o cuestionamientos. Su posición frente al caso Chacón le ha valido infundios por parte del diario fujimorista La Razón, por solo mencionar un ejemplo.

De otro lado, el Tribunal Constitucional pasa por una de sus peores crisis. Luego que se hiciera una elección cuestionada hace dos años, la actual conformación del TC ha dado sentencias controvertidas, no solo por el fondo de la resolución, sino también por la motivación de la misma. En estos momentos, el Congreso de la República comienza a evaluar a los candidatos a dos puestos dentro del TC, por lo que este tema merece mayor atención, dado el fiasco que fue la anterior elección.

Finalmente, el escándalo Alas Peruanas no solo puso al descubierto a vocales supremos que no sabían distinguir los conflictos de intereses, sino que viene poniendo a prueba tanto la capacidad fiscalizadora como los mecanismos de elección de los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, cuestión que deberá revisarse en la siguiente temporada.

Como vemos, ha sido una temporada agridulce en el que el sistema de justicia ha dado todo tipo de noticias. Ojalá más personas, más allá de los abogados, le prestemos más atención a estos temas.

Anuncios